Medicamentos Biológicos - ¿Qué son?

 

 

 

 

Medicamentos Biológicos (Biofarmacos) - ¿Qué son?

 

Los medicamentos biológicos o biofármacos son sustancias terapéuticas homólogas o que interactúan con las proteínas humanas. Su estructura molecular es extremamente compleja y, además de eso, su componente activo es heterogéneo. Estas moléculas son difíciles de caracterizar y de replicar.

 

Los biofármacos son elaborados utilizando materia prima procedente de dos orígenes: 

• 1. Componente activo de origen biológico: extraído de microorganismos, órganos y tejidos de origen vegetal o animal, células o fluidos de origen humano o animal.

• 2. Componente activo de origen biotecnológico: en general, son proteínas obtenidas a partir de células modificadas genéticamente para producirlas.

 

Los biofármacos más importantes son:

• Factores sanguíneos como el Factor VIII y IX: utilizados como factor de coagulación para la hemofilia tipo A y B. 

• Agentes tromboembolíticos activadores de los tejidos plasminogénicos: utilizados para condiciones asociadas a la trombosis y embolias. 

• Hormonas: como la insulina (utilizada para la diabetes), la hormona del crecimiento y las gonadotropinas.

• Factores de crecimiento hematopoyéticos como la eritropoyetina: son factores relacionados con la producción de glóbulos rojos utilizados en el tratamiento de las anemias causadas por falla renal crónica o por la quimioterapia para el cáncer. 

• Interferones -α, -β, -γ: son proteínas naturales producidas por las células del sistema inmunológico en respuesta a la amenaza de agentes como virus, bacterias, parásitos y tumores. Son utilizados para tratar condiciones como la esclerosis múltiple, cáncer sistémico, hepatitis C y leucemia.

• Productos basados en interleukina: utilizados para tratar la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

• Vacunas: para la prevención de varias enfermedades. 

• Anticuerpos monoclonales: son anticuerpos idénticos porque son producidos por un tipo específico de células inmunes, todos a partir de una célula madre única (monoclonal). Son utilizados para tratar una amplia variedad de enfermedades. 

• Otros productos: como enzimas terapéuticas y factores de necrosis de tumores, utilizados para las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y muchos otros. 

 

La complejidad molecular es una das diferencias entre los biofármacos y los medicamentos químicos convencionales.

Las moléculas de un biofármaco son mucho más pesadas, tienen una estructura espacial más compleja y son más diversas que las moléculas pequeñas que componen1 los medicamentos tradicionales. Una molécula de un biofármaco es una proteína conformada por una cadena de centenas de aminoácidos con una estructura tridimensional que afectará su actividad.

 

 

La imagen 1 presenta un claro ejemplo de la diferencia en la complejidad molecular de un biofármaco, en ese caso la Eritropoyetina y la de un medicamento químico, como el Diclofenaco.

 

 

 

 También como ilustración, la Tabla 1 demuestra las diferencias en los pesos moleculares entre medicamentos químicos y biológicos.